Cómo escoger la máscara de esquí.

Cómo escoger la máscara de esquí.

Cómo escoger la máscara de esquí.

Escoger una máscara de esquí puede ser tarea difícil si no sabes cuáles son tus preferencias ni las características principales de cada máscara. Es por ello por lo que hemos creado esta guía con el fin de aportar la información básica.

El momento de escoger una máscara de esquí se puede volver tarea complicada cuando no sabemos lo que buscamos o no tenemos ni idea de lo que buscar. Es por este motivo por lo que hemos creado esta guía que marca unas pequeñas directrices sobre cómo elegir la máscara de esquí que mejor se adapte a ti.

Pero ¿Por qué es tan importante encontrar tus gafas de esquí perfectas? Debemos tener en cuenta que las máscaras de esquí no son universales y que por lo tanto no se adaptarán a todo el mundo. De esta manera, llegamos a la conclusión de lo importante que es escoger con cautela la máscara y seleccionarla de manera individual ya que somos nosotros mismos los que sabemos que características necesitaremos.

La máscara de esquí es uno de los elementos más importantes a la hora de realizar dicho deporte, es imprescindible llevarlas ya que te aportarán seguridad y te permitirán tener una visibilidad total. El objetivo principal de las gafas de esquí es proporcionar visibilidad y evitar que el reflejo del sol en la nieve pueda causarte algún problema en la vista. Es por ello, por lo que las máscaras de esquí son un elemento imprescindible cuando deseamos esquiar.

Para saber cómo elegir tu máscara perfecta deberemos tener en cuenta los siguientes puntos:

Color y Categoría del filtro:

Aunque todas las máscaras filtren al 100% los rayos solares hay diferentes colores de lente. Los cristales están clasificados del S0 al S3, siendo S0 el que más luz deja pasar y S3 el que cristal que menos luz deja pasar.

  • S0: El cristal mas transparente, se utilizan como protección en condiciones de poca luz visible ya que dejan pasar en un 100% la luz.
  • S1: Es un tipo de lente bastante clara, dejan pasar entre un 43% a un 80% la luz visible. Son ideales para condiciones de poca luz o de ambiente nublado.
  • S2: Son un tipo de cristal de un color intermedio con una transmisión de la luz de un 18% a un 48%, son aptas para condiciones meteorológicas variables.
  • S3: Es el tipo de cristal más oscuro de todos, son perfectas para condiciones de mucha luz y tiempo soleado.

Forma y Ajuste:

Anteriormente hemos mencionado que las máscaras no son universales y que por lo tanto una misma gafa no puede satisfacer a todo el mundo a la vez, pero, hay un elemento que todas las máscaras tienen en común y este es el diseño. Las gafas de esquí tienen diseños creados para un rostro estandarizado, aunque ofrecen una variedad en cuanto a tamaño vemos que la forma sigue siendo la misma en todas.

Es por eso por lo que, las máscaras de esquí vienen dotadas por una cinta ajustable y espumas de distintas densidades que permiten que un mismo modelo resulte versátil en diferentes rostros.

Elementos de Seguridad:

En la mayoría de las máscaras encontramos distintos elementos de seguridad que te proporcionarán protección en el momento en el que las estes utilizando y a su vez, aumentará la comodidad de estas. Algunos elementos de seguridad son:

  • Espumas de doble y triple intensidad: Las espumas de doble intensidad son más suaves al contacto con la piel, mientras que las de triple intensidad son más rígidas y te proporcionarán una mayor estabilidad de las gafas en sí.
  • Doble lente: La doble lente y la cámara de aire evitarán la condensación del aire dentro de la propia máscara.
  • Ventilación: Un diseño adecuado del flujo del aire evitará que las lentes se empañen y hará que la máscara se sujete con la presión adecuada a la cara.
  • Integración con el casco: En la mayoría de los casos, los cascos vienen equipados con un conjunto integrado para poder poner la máscara y que de esta manera no se caiga ni se mueva.

Consejos:

Algunos consejos extra a la hora de seleccionar tu máscara son:

  • Pruébate la máscara con el casco puesto, de esta manera verás si realmente se adapta a ti o no.
  • La presión ha de ser la adecuada, ni muy suelta ni muy apretada.
  • Los puntos de presión habituales han de ser los ojos y la nariz.
  • Fíjate en el campo de visión que tienes con la máscara puesta, prueba de mirar hacia arriba y hacía abajo y de lado a lado para comprobar que tienes una visión óptima.

Con todas estas directrices ya puedes comprarte una máscara de esquí conociendo los puntos más importantes para tener en cuenta y teniendo una visión más amplia sobre estas.

Si ya estas preparado para adquirir tu primera máscara de esquí o para renovar las tuyas visita M+ Store, donde encontrarás una gran variedad de modelos a tu disposición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *